miércoles, 14 de agosto de 2013

Chopin: Nocturno Op 9 N° 1



Chopin agrupó sus tres primeros nocturnos en el Opus 9. Fueron compuestos probablemente alrededor de 1831 y publicados dos años más tarde, en París. Sin embargo, no se trata de sus primeras composiciones en el estilo de la forma inventada por el dublinés John Field –aquel "precioso pero vacío marco" según el pianista y musicólogo Alfred Cortot, al que Chopin le sumará alma, corazón y vida. Antes de 1831 ya había compuesto unos cuantos pero no fueron publicados sino hasta después de su muerte, luego que su amigo y factótum Julian Fontana no hiciera caso del encargo solemne de echarlos al fuego, ingresando por ello al catálogo en la categoría de "opus póstumo".

Los nocturnos del opus 9, entonces, fueron solo los primeros en publicarse. Están dedicados "a la señora Pleyel". Se entiende que se trata de la excelente pianista y esposa de su amigo, genial fabricante de pianos y también pianista, Camille Pleyel, el mismo que enviará a Chopin un "pianino" ni más ni menos que a Mallorca, para que Frédérik pueda sobreponerse a las inclemencias del ánimo y del clima durante la desafortunada estadía en Valldemosa, en compañía de la Sand y sus hijos, el invierno de 1838-39.

Camille Pleyel (1788 - 1855)
No es la primera vez que Camille Pleyel regala un piano a Chopin. Arribado a París hace apenas un año y poco más, Frédérik se ha mudado a su segunda residencia en París y está instalado en una casita de dos pisos en el número 4 de la rue Cité Bergère. Para el gran salón (es un decir porque no es muy amplio) el amigo Pleyel ha aportado un gran piano de concierto. Y para el dormitorio, un pianino negro. Las dos habitaciones se comunican, de modo que si el talento de uno de sus alumnos desatara el entusiasmo de Frédérik, éste podría acompañarlo desde el otro piano.

La dedicatoria del opus completo a la "señora Pleyel", tres nocturnos, los primeros en publicarse, habrá sido suficiente muestra de gratitud por parte del noble Frédérik, imaginamos. 



Yundi Li, destacado pianista chino –el más joven ganador (a los 18 años) del Concurso Internacional Chopin de Varsovia en el año 2000–, que un día se llama así y al siguiente Li Yundi, nos ofrece aquí una versión que bordea lo insuperable, del primer nocturno de los tres que conforman el Opus 9. 
[02.06.2017: Hubo que cambiar el video. Pero había que mantener la versión, extraordinaria de Yundi Li, así que el video incluye también el segundo de la serie, el Nocturno en mi bemol, el más célebre, cuya reseña se encuentra aquí, y el op 48 No 1, acá junto al entorno "chopiniano" de la época de su composición].

.......................................................................................................................................

Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes, o más sencillamente, lo recomiendas en Google con un cómodo clic

25 comentarios :

  1. Sublime, Dago; gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Anónimo, por dejar aquí tus impresiones.

      Eliminar
  2. buena la bienvenida , es muy cierto solo sin barreras se conoce en verdad la música

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Raúl Alejandro. Así es, simplemente hay que escuchar sin ponerse barreras. Saludos y gracias por dejar aquí tu comentario.

      Eliminar
  3. es la pequeña historia,es la que me transforma....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la pequeña historia está la verdad, según dicen.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  4. FE-licitaciones...buena musica para limpiar,sanar ese mes de septiembre....de 1973

    ResponderEliminar
  5. Bello!!
    Dago, haces un aporte al alma, la música que nos envias es de alta vibración para el cuerpo y alma, armoniza y renueva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Anónimo (¿o Anónima?)
      Agradezco tu comentario. Saludos.

      Eliminar
  6. Gracias por este momento de sosiego y meditación recién llegado a casa tras aventar las cenizas maternas.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Martin:
    Me complace haber contribuido a tu sosiego. Bueno, no yo precisamente, sino Chopin. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Dago!!!
    Yo estoy empezando un blog también de música de este tipo: desde Bach hasta los compositores pianistas de hoy en día: allpianoclassic.blogspot.com.es
    Por cierto , me gusta mucho esta obra!!
    Gracias!!

    ResponderEliminar
  9. Hola, Iago: Felicitaciones y que te vaya bien con tu blog.

    ResponderEliminar
  10. Genial.
    Mi siguiente reto.

    ResponderEliminar
  11. Hola, Anónimo: No me digas que estás estudiando... Felicitaciones, y que lo logres. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Emma. Gracias a ti por tu comentario. Saludos

    ResponderEliminar
  13. Qué talento, qué sensibilidad!! Me parece imposible que se pueda crear música más bella que esta. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  14. Hola, Maya. Muchas gracias por tu comentario. Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Esta pequeña historia me hizo conocer mucho mas acerca de Chopin

    ResponderEliminar
  16. Heiddy: Es lo que este modesto blog pretende. Saludos y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  17. Sinceramente es una de la más bellas obras musicales que he escuchado en mi vida, sublime y celestial...

    ResponderEliminar
  18. Hola, Anónimo: Muchas gracias por tu emotivo comentario. Saludos, y un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Gracias siempre por tu página. Excelente.

    ResponderEliminar
  20. Hola, Anónimo: Gracias a ti, por dejar aquí tu comentario. Un saludo.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.